El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Lectio Divina "Domingo 8 de Febrero del 2015" 5to Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo B)

5to DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B)

8 de febrero del 2015.


                                     1. Oración inicial

Jesssanaenfermos

Te damos gracias por tu infinita misericordia,
porque con ella Tú siempre te acercas a nosotros,
nos coges de la mano, nos sanas y nos levantas
de nuestros errores y de nuestro pecados.
Ayúdanos Tú, Señor y Dios nuestro,
a derramar tu ternura y consuelo
con cada uno de nuestros hermanos.

Amén.

2) Lectura del Santo Evangelio Según San Marcos (1,29-39)

En aquel tiempo, al salir Jesús y sus discípulos de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar.
Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron. "Todo el mundo te busca." Él les respondió: "Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido." Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.

3)Reflexión:

Jesús vino a curarnos de todos aquellos males que nos esclavizan, que nos atenazan y no nos dejan ser libres para amar. Son tantas ataduras, tantos los apegos a la vida que nos causan esa incapacidad para servir, para amar, que necesitamos de la ayuda del Señor para curarnos.
Esta incapacidad, es una señal que nos debe indicar que no estamos aún convertidos del todo. Deberíamos tener esa frescura y prontitud para ponernos al servicio del otro, si no, algo marcha mal, y no me refiero a problemas de salud física, sino de espíritu. La opción de dar la vida por los demás, no tiene más demora, no podemos darle vueltas y vueltas, y dejarlo para otro dia...
Jesús, como en tantos otros episodios de su vida, hace oración para discernir qué es lo que quiere el Padre de él. Y en este pasage, Jesús descubre que hay que huir de los triunfalismos, de la fama, de los baños de masas, de las alabanzas inútiles y de dejar que le "regalen la oreja" aquellas personas con las que simplemente había cumplido la voluntad de Dios.
Quizás para nosotros, se nos presentan estas tentaciones, la de no salir de nuestro círculo, la de amar siempre a los mismos, a aquellos que sabemos que nos van a corresponder o nos van a valorar cada dia más...
El Señor vino a servir a todos, es universal, igual que debería ser nuestro servicio a los demás debería salir de lo escondido, a aquellos que no nos conocen ("haz el bien y no mires a quién"). Tal vez, amando así, nuestro amor será cada dia más genuíno, más límpio y puro, 



 

 

Culminación del Centenario de "Monseñor Alfonso Uribe Jaramillo"

 

pizap.com14233341215611

El  6 de Enero del 2015 se celebro en la Basílica de Nuestra Señora del Carme de la Ceja, la clausura del centenario del nacimiento de Mons. Alfonso Uribe Jaramillo, Obispo y pastor del Oriente Antioqueño,  que iluminado por la luz del Espíritu Santo hizo de su ministerio una entrega total y absoluta a la iglesia y desde ella "Glorificar el Sacerdocio de Cristo" ocupandose de las vocaciones Sacerdotales, es por eso que funta diversas casas de formación para sacerdotes entre ellas Nuestro Seminario de "Cristo Sacerdote".

A continuación leamos este artículo con el que se inicio este centenario.  

EL CENTENRIO DE UN SANTO PASTOR.


En las escarpadas montañas de Nariño, en Antioquia, en el descenso desde el páramo de Sonsón hasta las cálidas riberas del río Samaná, en una finca llamada La Balsa, nació el 6 de febrero de 1914 –hace 100 años- el que sería un egregio pastor de la Iglesia, Alfonso Uribe Jaramillo. Sus padres, Pascual y Eugenia, se trasladaron a La Ceja donde el niño adelantó sus estudios en el Colegio de La Salle, antes de ingresar al Seminario de Medellín para realizar la vocación sacerdotal a la se sentía llamado. Desde el principio se mostró como un alumno  brillante, disciplinado, de recia personalidad y una clara decisión vocacional. El 1 de noviembre de 1937 fue ordenado sacerdote por el arzobispo Tiberio de J. Salazar y Herrera; cantó su primera en Sonsón y fue destinado para trabajar en el Seminario de Medellín. En Canadá adelantó estudios de especialización.

Fue nombrado Rector del Seminario y años más tarde (1955) Párroco y Vicario General de la nueva diócesis. En 1959 fundaría el Seminario Cristo Sacerdote para vocaciones de adultos, en La Ceja, del cual fue rector. En 1963 fue nombrado Obispo Auxiliar de Cartagena. En 1966 reasumió la rectoría del Seminario y en 1968 fue designado Obispo de la diócesis que desde entonces se llamó Sonsón-Rionegro. Pastoreó en ella hasta 1993, con admirable celo pastoral, sólida espiritualidad y extraordinaria capacidad y visión para crear las obras que la Iglesia necesitaba para su misión: los seminarios para adultos, campesinos, misioneros, para atender la Renovación Carismática, para la formación de los seminaristas diocesanos; la Universidad Católica de Oriente; y varias comunidades de Religiosas.

Su vida, obra y escritos se resumen en el epitafio esculpido en su tumba: “Movido por el Espíritu Santo, glorificó el Sacerdocio de Jesucristo”. Dos amores fueron la razón de su ministerio: el Sacerdocio de Cristo, al cuya glorificación dedicó su vida; y la profunda convicción de que es el Espíritu Santo el que mueve a la Iglesia, la santifica, la enriquece con toda clase de dones y la lanza al mundo a anunciar el Evangelio. La Renovación Carismática Católica que impulsó con decisión y sabiduría y a la que dedicó muchos de sus libros, fue en el último periodo de su vida una maravillosa fuente de espiritualidad y de acción pastoral. Murió el 15 de julio de 1993 y fue sepultado en la Basílica de Nuestra Señora del Carmen de La Ceja, a donde muchos llegan para implorar su intercesión. 

Por Mons. Iván Cadavid O.

Rector Seminario de Cristo Sacerdote 

 

Galería Fotográfica

 

 

"LECTIO DIVINA" Sábado 7 de Febrero del 2015



“No hay tiempo mejor empleado que el que se invierte en santificar el alma del prójimo."


Jesús Divino Pastor1) Oración: 
Señor:
concédenos amarte con todo el corazón
y que nuestro amor se extienda, también,
a todos los hombres.
Por nuestro Señor.
Amén.
 
 2) Lectura 
Del Evangelio según Marcos 6,30-34

Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y lo que habían enseñado. Él, entonces, les dice: «Venid también vosotros aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco.» Pues los que iban y venían eran muchos, y no les quedaba tiempo ni para comer. Y se fueron en la barca, aparte, a un lugar solitario. Pero les vieron marcharse y muchos cayeron en cuenta; y fueron allá corriendo, a pie, de todas las ciudades y llegaron antes que ellos. Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.

3) Reflexión

Nos cuenta Marcos que Jesús invita a sus discípulos a tomarse un descanso en un lugar tranquilo después del trabajo realizado, pero apartados de la multitud que les seguía a todas partes. Pero al verlos alejarse en la barca la gente corre y se adelanta en el lugar donde iban. Al llegar Jesús vio aquella multitud y le dio “lástima, porque estaban como ovejas sin pastor y se puso a enseñarles con calma”.

Ante aquella multitud el sentimiento de Jesús es “la compasión”, y espontáneamente se va junto a ella para estar cerca y atenderla. Y aunque el plan era otro Jesús “con calma”, con paciencia y cariño, les atiende, les da todo el tiempo que necesitan. Para Jesús lo más importante son las personas y sus necesidades, lo demás (el cansancio, el hambre, el descanso, la hora…) es secundario. A Jesús nunca le molesta la gente y siempre la escucha y atiende con amabilidad y cordialidad dándole todo el tiempo que necesita. Y aunque es una multitud –sin nombre, sin rostro, sin importancia especial…- no por ello deja de compadecerse y mirarla con ojos de bondad y misericordia.

Se puso a enseñarles, pues eran ovejas sin pastor. Para Jesús más importante que remediar unas necesidades materiales es la Palabra de Dios, que es el verdadero alimento de las personas y la que remedia la necesidad fundamental de toda persona puesto que da luz a los problemas fundamentales de la existencia: de dónde venimos y a dónde vamos, la relación con el Padre, la salvación, el por qué y para qué vivimos, el sentido del dolor, la muerte… Fundamentar la vida en otro “alimento” o valores, es perderla, vivir en tinieblas, sin rumbo ni sentido. El mismo Jesús dirá: “Yo soy la luz del mundo, y el que me sigue no camina en tinieblas”

¿Y hoy quién esa multitud? Muchas personas con nombre y rostro que conocemos y desconocidos –sin rostro ni nombre, pero personas igual- que están en los caminos de la vida y a veces muy cerca de nosotros: esposos y esposas que ven hundirse su matrimonio y piden auxilio; jóvenes golpeados por la vida que esperan que alguien se les acerque para escucharles y pasarles una mano; jóvenes –tal vez adolescentes- que abortan presionadas por el miedo o la desesperación porque sus padres, familia y amigos las abandonaron a su suerte; personas que sufren porque quieren salir de una vida indigna –droga, alcohol, narcotráfico, prostitución…- y esperan a alguien que se acerque con compasión y cariño; alejados que desean reavivar su fe y no saben a quién acudir…Y tantos y tantos que tú, amable lector, conoces. ¿Serás capaz de mirar a esas personas como las mira Jesús? Recuerda: “Jesús, no tienes ojos, tienes sólo mis ojos para mirar” ¡Qué importantes somos los unos para los otros! Por eso los apóstoles volvieron tan felices y le “contaron a Jesús todo lo que habían hecho y enseñado”. Cierto, el anuncio del Evangelio da alegría, como dice el Papa Francisco.

 5) Oración final
Realiza tu oracion final acompañada por el salmo. (Sal 119,9-10)
 
Tu Palabra me da Vida

 

Domingo 9 de noviembre de 2014

Magazine Informativo

 

 In Laudem Septiembre

Audios Recomendados

Introducción Curso Biblia

 

Usuarios en Línea
Tenemos 2 invitados conectado(s)

correo